Las 4C del diamante

En RÊVER creamos joyas para toda la vida, piezas capaces de elevar cualquier look sin entender de edades o tendencias. Todas nuestras joyas están engastadas con diamantes creados por los mejores artesanos, ellos son los que hacen posible que nuestras piedras brillen en todo su esplendor.

Queremos que conozcas de nuestra mano las características de esta piedra preciosa tan codiciada y darte las herramientas clave para que puedas escoger tu joya perfecta.

Universalmente conocidas como las 4C del diamante, el color (color), la pureza (Clarity), la talla (Cut) y el peso en quilates (Carat weight) son los estándares universales para evaluar la calidad de cualquier tipo de diamante. Nos sirven para evaluar todos los diamantes, tanto los que utilizamos en RÊVER, creados en un laboratorio, como los extraídos de las minas. A continuación, te explicamos más detalles sobre cada una de ellas.

 

Color

La evaluación del color de la mayoría de los diamantes con calidad de gema se basa en la ausencia de color. Sabemos que un diamante químicamente puro y estructuralmente perfecto no tiene ningún tono y, en consecuencia, tiene un valor más alto. Por ello, el sistema de clasificación de color de diamantes nos indica el grado de falta de color comparando una piedra, bajo iluminación controlada y condiciones de visualización precisas, con piedras maestras.

Muchas de estas distinciones de color son tan sutiles que son invisibles para el ojo inexperto; sin embargo, marcan una gran diferencia en la calidad y el precio de los diamantes.

 

Pureza

Para entender este concepto, primero debemos saber cómo se crean los diamantes. Los diamantes creados son el resultado de replicar las condiciones que existen naturalmente entre 140km y 190km por debajo de la superficie con una combinación única de alta presión (hasta 60.000 ATM) y alta temperatura (hasta 2.500º C). Este proceso puede resultar en una variedad de características internas llamadas “inclusiones” y características externas llamadas “imperfecciones”.

Por lo tanto, la evaluación de la pureza del diamante implica determinar el número, tamaño, relieve, naturaleza y posición de estas características, pero también cómo estas afectan a la apariencia general de la piedra. Si intentas determinar cuál es la mejor pureza, recuerda que ningún diamante es perfectamente puro, pero cuanto más se acerca a la pureza, mejor es su claridad.

 

Talla

Los diamantes son famosos por su capacidad para transmitir luz y brillar intensamente. A menudo, pensamos en la talla de un diamante como una forma (brillante, corazón, ovalado, marquise, pera), pero lo que realmente significa es qué tan bien interactúan las facetas de un diamante con la luz.

Queremos que sepas que este es el aspecto más complejo y técnicamente difícil de analizar. La talla es la única de las 4C que determina la mano del hombre y se requiere de mucho arte y precisión para modelar una piedra.

 

Quilate

El peso en quilates de un diamante mide cuánto pesa un diamante. Es decir, un “quilate” métrico se define como 200 miligramos y cada quilate se subdivide en 100 “puntos”.

En igualdad de condiciones, el precio del diamante aumenta con el peso en quilates del diamante porque co

mo puedes imaginarte, los diamantes más grandes son más raros y más deseables.Sin embargo, dos diamantes de igual peso en quilates pueden tener valores muy diferentes dependiendo de los otros tres factores que te hemos explicado anteriormente: color, pureza y talla.

 

 

Si quieres hacernos alguna consulta o tienes cualquier duda relacionada con este post, puedes contactarnos a hello@reverjewelry.com y estaremos encantadas de resolver todas tus dudas.

Fuente: http://www.igi.org/

Tabla de contenidos